Más de 5 millones de personas de todo el mundo han corregido sus dientes con Invisalign, la clara alternativa a los brackets.